3 de junio 2020: 96º aniversario de su fallecimiento.

Busqué en el Diccionario de la lengua española la palabra kafkiano, que usamos en el lenguaje cotidiano: dicho de una situación: absurda, angustiosa. Así se resume la vida y la obra de Kafka, con esos dos adjetivos: absurda y angustiosa. Será porque a él le importaba la obra y no la fama, como sentenció acertadamente Jorge Luis Borges.

Franz Kafka nació en Praga, entonces parte del Imperio Austro-Húngaro y hoy es la capital de la República Checa, el 3 de julio de 1883. Hijo de una familia judía acomodada, fue el mayor de siete hermanos. Sus tres hermanas murieron en los campos de concentración alemanes. Quiso estudiar química, pero después se inclinó por el arte y las letras, pero su padre dominante lo obligó a estudiar derecho. Se doctoró en leyes en 1906. Delicado de salud desde pequeño, siempre mantuvo una apariencia infantil y una conducta retraída y fría, aunque los que lo conocieron entonces destacaban su gran inteligencia. Él mismo se describió: “Soy taciturno, insociable, malhumorado, egoísta, hipocondríaco y realmente enfermizo”. Después de sus estudios se empleó en una compañía de seguros, en la que trabajó hasta su jubilación anticipada en 1922 por problemas de salud. Había enfermado de tuberculosis en 1914.

Se ha escrito mucho sobre Kafka. Si uno busca en google.es figuran más de 26 millones y medio de entradas. Desde exhaustivas biografías hasta el examen detallado de sus relaciones familiares y de sus frustrados amores, y desde su identidad judía hasta el ambiente cultural de Praga. Obras publicadas en vida

Estatua de bronce dedicada a Franz Kafka en Praga.
Los escritos publicados durante su vida fueron:
Contemplación, relatos (publicado en 1912) La condena, Una historia para Felice B. (1913)
La metamorfosis (1915)
El fogonero. (Die Verwandlung (1915)
En la colonia penitenciaria (In der Strafkolonie) 1919)
Un médico rural (Ein Landarzt) 1919)
(1924) (Ein Hungerkünstler (1922). Revisado por Kafka en su lecho de muerte.

Obras publicadas póstumamente

Novelas

El proceso (Der Prozeß, 1925). Inconclusa. Escrita entre 1914 y 1915.
El castillo (Das Schloß, 1926). Inconclusa. Escrita en 1922.
El desaparecido (Der Verschollene, 1927). Inconclusa. Escrita en 1912. Durante años se conoció como América, título que Max Brod escogió, pero estudios recientes han determinado que Kafka la tituló El desaparecido.

Se hicieron varias películas basadas en obras de Kafca. Tal vez la más importante sea
Le procès, (1962). Guión y dirección: Orson Welles. Intérpretes: Anthony Perkins, Jeanne Moreau, Romy Schneider, Elsa Martinelli y Orson Welles.

Kafka escribía en alemán, la lengua de su madre, aunque también dominaba el checo, el idioma paterno. Solo publicó en vida siete libros breves y algunas historias cortas y narraciones, una pequeña parte de su real trabajo, por lo que su obra pasó prácticamente inadvertida hasta después de su muerte. Aunque sus primeros escritos son de cuando tenía quince años, recién a finales de 1912, cuando tenía casi 30 años, un editor accedió a publicar su primer libro, Meditaciones, con extractos de su diario personal y algunos textos en prosa que revelaban un pensamiento profundo y un estilo innovador. El libro pasó desapercibido, igual que las pocas novelas y relatos que se publicaron posteriormente, salvo en un pequeño círculo de amigos incondicionales. Entre 1913 y 1919 escribió cuatro novelas importantes, El proceso, La metamorfosis, La condena y América, y el volumen de relatos Un médico rural. Pero escribió mucho más, aunque su obra permaneciera sin publicar hasta después de su muerte. Poco antes de morir, le dijo a su amigo y albacea Max Brod, que destruyera todos sus manuscritos. Brod no le hizo caso y supervisó la publicación de la mayor parte de los escritos que tenía (“A esa inteligente desobediencia debemos el conocimiento cabal de una de las obras más singulares de nuestro siglo” escribió Jorge Luis Borges, en el prólogo a La metamorfosis, Ed. Losada, Buenos Aires). De esta manera, Brod se convirtió en el poseedor exclusivo de la obra de Kafka y, lo que es más grave, en el intérprete exclusivo de su figura literaria. Lo que Kafka hubiera aprobado para su publicación, según resulta de la edición crítica de sus obras, sumarían unas 350 páginas. Pero, además, hay 3.400 páginas de anotaciones en sus diarios, tres novelas incompletas, 1.500 cartas y otros fragmentos literarios. La compañera de los años finales de Kafka, Dora Diamant, una judía ortodoxa del hasidismo, que poseía los últimos escritos de Kafka, cumplió sus deseos pero solo en parte mínima: guardó en secreto la mayoría de sus últimos escritos, entre ellos 20 cuadernos y 35 cartas, hasta que la Gestapo nazi los confiscó en 1933. La obra del judío Kafka habían sido prohibidos Los bárbaros no podía soportar el genio literario del pequeño judío bohemio. La búsqueda de los papeles desaparecidos de Kafka fue una película “kafkiana”.

Digresión:

Quince años después de la muerte de Kafka, Brod se vio obligado a huir de Checoslovaquia, invadida por los nazis, hacia Israel. Se llevó los papeles de Kafka en dos maletas, publicando paulatinamente muchos de ellos, con lo que la figura literaria de Kafka comenzó a tomar relieve. Pero cuando Brod murió en Israel 29 años le dejó todo el archivo, incluídos los inéditos, a su secretaria Esther Hoffe, y le pidió que se asegurara de que llegaran a manos de la Biblioteca Nacional de Israel. Pero Hoffe conservó los documentos hasta su propia muerte, en 2007. Pero no perdió la oportunidad de vender en 1988 el manuscrito de El proceso por 2 millones de dólares. Muerta Hoffe, la Biblioteca Nacional hizo un llamado a sus hijas para que cumplieran los últimos deseos de Brod y les entregaran los manuscritos restantes. Pero las hijas rechazaron el pedido, por lo que entonces comenzaron los procedimientos judiciales. Finalmente, la Corte Suprema de Israel se puso del lado de la Biblioteca y ordenó la entrega de los documentos. Amparados por el fallo, se abrieron las bóvedas bancarias en Israel que contenían algunos de los documentos, y se permitió a los investigadores buscar en el departamento de Hoffe en Tel Aviv. Cuando registraron el departamento, descubrieron que el mismo había sido ocupado por una multitud de gatos, que habían causado daños a los documentos literarios. Algunos arañados, otros mojados. En 2013, apareció otro lote, luego de que dos israelíes se acercaron a los Archivos literarios alemanes, diciendo que tenían algunos de los documentos inéditos de Brod. La policía alemana localizó y confiscó los documentos, que después de un fallo judicial, fueron devueltos a Israel. Finalmente, un último lote de documentos originales fue localizado en Suiza y también devuelto (estos datos fueron tomados de una página de la BBC inglesa: ver https://www.bbc.com/mundo/noticias-49290666 .

Existe una versión sobre el día de la muerte de Kafka, de la que no estoy muy seguro. Kafka pasó sus últimos días postrado en una cama en un sanatorio. Había pactado desde hacía tiempo que su amigo Robert Klopstock le ayudaría a morir dignamente, aplicándole una inyección letal de morfina. El 3 de junio Kafka empeoró, repentinamente. Su garganta estaba tan inflamada que apenas podía respirar. Klopstock se mostraba reticente a cumplir el encargo (lo que sería la segunda desobediencia de los deseos de Kafka para después de su muerte: la destrucción de sus escritos, y la muerte asistida). Pero sufriendo sus últimos estertores, Kafka se puso violento y lo obligó a que cumpliera su promesa. Con Dora Diamant a su lado, finalmente dejó de respirar.

Franz Kafka vivió 41 años, gran parte de los cuales los pasó internado en sanatorios por su precaria salud, y 14 desempeñándose como empleado en una compañía de seguros. Una vida incompleta, igual que su obra. Inacabada. Sin embargo, su obra profetizó todo lo que de espantoso e innominable tendría el siglo XX.

Digresión:

Un texto fundamental de Kafka fue su Carta al padre, de 1919. Kafka la reescribió varias veces (tardó dos semanas en acabarla) e incluso mandó que la pasaran a máquina. El texto comienza así:

Querido padre: Hace poco tiempo me preguntaste por qué te tengo tanto miedo. Como siempre, no supe qué contestar, en parte por ese miedo que me provocas, y en parte porque son demasiados los detalles que lo fundamentan,,. muchos más de los que podría expresar cuando hablo.
Según Max Brod, Kafka le entregó la carta a su madre para que la hiciera llegar a su padre. Su madre nunca cumplió el pedido de Fanz, sino que la devolvió a su hijo que finalmente nunca se la entregó al padre. La carta original constaba de unas 103 páginas manuscritas.
Una versión cinematográfica genial de El proceso: Le procès, (1962). Guion y dirección: Orson Welles. Intérpretes: Anthony Perkins, Jeanne Moreau, Romy Schneider, Elsa Martinelli y Orson Welles.

Para leer la Carta al padre
https://www.holaebook.com/book/franz-kafka-carta-al-padre.html

Quien quiera leer una versión en castellano de La metamorfosis, pude ver https://es.wikisource.org/wiki/La_metamorfosis

Para quien se quiera saber sobre el interés de J.L.Borges por Kafka, puede consultar
https://periodicos.ufsc.br/index.php/fragmentos/article/viewFile/8119/7489

Existe una edición de las Obras Completas en cuatro volúmenes (Novelas, Diarios, Narraciones, Correspondencia), de la editorial Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2000, traducidas a partir de la edición crítica que desde 1982 viene publicando la editorial alemana S. Fisher.

Walter Benjamin (1892-1940), el crítico y filósofo alemán, tenía una gran consideración por la obra de Fanz Kafka. Si se quiere leer el ensayo sobre Kafla, publicado en 1934, puede ver https://www.ellibrototal.com/ltotal/?t=1&d=2640

FRANZ KAFKA
/a>